8 tipos de corchos

Publicado por en

Para conservar el vino en buen estado y preservarlo de cualquier forma de oxigenación, se han desarrollado a lo largo del tiempo diferentes maneras de protegerlo.
En la época de los romanos se conservaba en ánfora, después durante la Edad Media se introducía en barrica y se consumía en el mismo año. Es con el descubrimiento del vidrio en el siglo XVI, cuando aparecieron las botellas que conocemos hoy en día. En aquella época, las botellas y ánforas se tapaban con clavijas de madera.
La aparición de los tapones de corchos a principios del siglo XVII afinaron una técnica que permite un micro oxigenación del vino para que este mismo pueda evolucionar y desarrollar aromas más complejos.
Veamos más en detalles los procesos de elaboración de los diferentes tapones que son más utilizados hoy en día.
En primer lugar los tapones de corchos se obtienen solamente gracias a un árbol: el roble (Quercus suber). Cada 9 años se puede quitar la corteza del árbol porque su ciclo de regeneración dura este tiempo.
Un roble debe tener entre 38 y 45 años para empezar a producir un corcho con calidad suficiente para la elaboración de tapones. Una vez extraída la corteza, ésta se deja al aire libre durante al menos 6 meses. A continuación, empieza la etapa de limpieza y de suavizado de las planchas de corcho. Para hacer esto se meten las planchas en agua hirviendo durante al menos una hora. Después, las planchas se dejan reposar y seguidamente son cortadas y entubadas para darles esa forma de tubo que tienen los tapones. Finalmente, las planchas se secan y en alguna ocasión son colmatadas con polvo de corcho.
Hoy en día, la elección de tapones para embotellar el vino es amplia, a cada tipo de vino le corresponde un tipo de corcho.
Os queremos presentar 8 tipos de tapones que se utilizan para el vino:

Los corchos naturales provienen directamente de las planchas de corcho que os hemos presentado anteriormente. Tienen una clasificación según criterios visuales, es decir que van de la categoría : “Flor”; “Extra”; “Super”; 1º; 2º; 3º; 4º hasta 5º.
La mayor ventaja del corcho natural es que es el más adecuado para el envejecimiento del vino. Su mayor desventaja es el riesgo de sabor a corcho, también conocido como TCA (Tricloranisol).

Los corchos naturales multipieza son producidos con dos o más partes de corchos naturales pegado entre sí. Suelen ser utilizados para vinos de crianza. La mayoría de estos corchos no son de muy alta calidad y sus precios son más asequibles que los corchos naturales.

Los corchos naturales colmatados están hechos con restos de corchos naturales y con polvo de corcho para corregir las eventuales imperfecciones. Así, obtenemos un tapón de corcho adaptado para vinos jóvenes con poco potencial de envejecimiento en botella. Su mayor ventaja es su precio bajo aunque es un corcho poco compacto.

Los corchos técnicos, estos tapones están compuestos por un cuerpo de corcho aglomerado (polvo de corcho) y de discos de corcho pegados a cada extremo. Se llaman “1+1” cuando tienen un disco en cada extremo o “2+2” cuando tienen dos discos. Son usados por su alta capacidad para preservar el vino de cualquier tipo de oxidación, pero la mayor desventaja de estos corchos es el uso de químicos permitidos para pegar las partes.

Los corchos aglomerados están fabricados solamente con granulados de corcho o con restos inutilizables de corcho. Representan una solución barata para las bodegas que quieren reducir sus costes, pero son industriales y poco resistente. Suelen ser utilizados únicamente para vinos de consumo inmediato.

Los tapones sintéticos, no entran en la categoría natural, ya que están elaborados a partir de varios polímeros plásticos y siliconas. Aparecieron como una solución al TCA, pero realmente no está probado al 100% que eviten que los hongos se desarrollen. Se encuentran en vinos de consumo rápido que no necesitan envejecimiento en botella.

Los tapones de rosca, como los tapones de silicona, son usados frecuentemente para vinos jóvenes que se deben consumir en el año. Sin embargo, existen algunas excepciones que permiten cerrar con ellos vinos de guarda. Estos tapones son muy apreciados por la hostelería que suele servir vino por copas.

Los tapones de corona son diferentes que los otros tipos de tapones visto anteriormente porque no se insertan dentro de la botella. Están hechos de acero por fuera y llevan un obturador de plástico o goma por dentro.
Son utilizados para tapar los espumosos método tradicional durante la fase de removido o para tapar los vinos espumosos elaborados por el método ancestral.

Esperamos haber aclarado algunos puntos sobre los tipos de tapones, no obstante, existen muchos otros tipos de tapones que se utilizan para el vino.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *